Varios

En esta página del blog, estaré publicando información que puede ser de interés general, sobre temas variados, para el provecho tanto de los estudiantes, como de otros visitantes de este sitio.

A continuación, presento algunos artículos, dando mi opinión sobre aspectos como el Emprendimiento, el Marketing Sensorial, la Calidad en las organizaciones, así como el Síndrome de Estocolmo Laboral.

Por el momento publico estos temas y paulatinamente iré incluyendo otros, ya sean de mi autoría o de cualquier otra persona, siempre que lo considere adecuado para este sitio académico. Espero les sea de utilidad.

Artículo Nº 1. El Espíritu Empresarial, un compromiso con el futuro.

El emprendimiento es un tema que ha sido objeto de una especie de relanzamiento, no sólo en Venezuela, sino en todo el mundo y, aunque para algunos el término denote cierta novedad, la verdad es que es tan antiguo como la Historia misma de la humanidad. Cualquiera podría reconocer a un emprendedor de nuestro tiempo, pero si prefiriésemos hablar de los primeros emprendedores, tendríamos que adentrarnos a la mismísima era Cenozoica en su período cuaternario, donde, según los antropólogos, se ubica la aparición del Homo Sapiens sobre la faz de la tierra.

La ubicación del emprendimiento en esos lejanos tiempos no es desventurada ni irracional. La verdad es que si reconocemos: la asunción de riesgos, la perseverancia, la disciplina, el deseo de saber más sobre lo que se desconoce, de vivir en mejores condiciones que quienes nos antecedieron, de proveernos de una fuente segura de bienestar, de comprender y modificar lo que nos rodea, como características de un emprendedor, entonces no cabe duda de que es allí donde debe ubicarse  el inicio de los emprendimientos.

Pasando por Jesucristo, Alejandro Magno, Da Vinci, Gütenberg, Cristóbal Colón, Simón Bolívar, los hermanos Wright, Alfred Nobel, Marie Curie, Sir Edmund Hillary, Fernández Morán, dejando a muchos por el camino, hasta llegar, por ejemplo, hasta un Maikel Melamed de nuestros días, sin juzgar la nobleza de sus actos, ni el móvil o el tipo de empresa que iniciaron, absolutamente todos fueron o son ejemplo de emprendedores.

Desde el año 2005, cuando Venezuela fue ubicada en el primer lugar de los países con iniciativas emprendedoras, según el Observatorio Global de la Iniciativa Empresarial  (GEM), por sus siglas en inglés, (Global Enterpreneurship Monitor), el tema del emprendimiento ha ocupado el tiempo de varias organizaciones públicas y privadas, así como de personas que a modus propio han izado también la bandera de la promoción de ideas sobre libre empresa e iniciativa empresarial, individual o colectiva.

Para algunos analistas, el hecho de que Venezuela haya logrado tal hazaña no es relevante, ya que, las razones por las que en el país se emprenden proyectos, no es precisamente por el aprovechamiento de oportunidades, sino, por necesidad, es decir, la motivación contraria a la que se da en los países desarrollados o con economías más sólidas. Y otro aspecto negativo refiere que, la mayoría de los emprendimientos en el país no logran mantenerse en el tiempo y fracasan durante los primeros tres años.

Como Profesora universitaria, y de una materia que aspira precisamente a desarrollar en los jóvenes estudiantes el espíritu empresarial y la convicción de que es posible un futuro mejor con un cambio de rumbo a tiempo,  me permito discrepar de la anterior opinión, sustentada por Rodrigo Varela (2008), en su libro Innovación Empresarial, Arte y Ciencia en la Creación de Empresas, cuando afirma, respecto a lo que él llama “el triunfo del individuo” que: “Los empresarios individuales son el eje de la comunidad empresarial y que las tecnologías han cambiado la importancia del tamaño y la localización y han extendido el poder a los individuos”. Más adelante continúa: “La nueva responsabilidad de la sociedad es recompensar la iniciativa de los individuos, esto implica que el modelo de desarrollo empresarial será cada vez más vibrante y colaborará a que los países del Tercer Mundo lleguen hacia la autosuficiencia.

Por otro lado, el emprendimiento está recogido en el Proyecto educativo Tuning, aplicado en los países europeos, con miras a lograr una educación de  calidad, que provea mejores expectativas de empleo y que forme profesionales más competentes para generar prosperidad, siendo también mejores ciudadanos. Estos preceptos están siendo aplicados en los currículos de muchas instituciones universitarias y tomados en  cuenta por otras organizaciones del país, que han conformado ecosistemas de emprendedores, para promover concursos sobre innovación, proyectos sociales y empresariales, proveyendo asesoría y financiamiento a fin de que los mismos tengan aplicabilidad y den sus frutos.

Dicho lo anterior, no queda sino, poner el empeño personal, desde las trincheras individuales, como padres, representantes, figuras públicas, docentes, empresarios, dirigentes sociales, comunicadores y cualesquiera otra posición relevante, en seguir promoviendo en nuestros niños y jóvenes  el deseo de superación, a través del establecimiento de metas y propósitos de vida, que los lleven a ver el futuro con optimismo en la seguridad de que “todo lo bueno que esperamos de los demás, debe salir de nosotros mismos”.

 Autora: Lcda. Sandra J. Estrada MSc.

 El emprendimiento en Venezuela (Español) Versión en PDF

……………………………………………………………………………………………………

Artículo Nº 2. Marketing Sensorial o cómo posicionarse a través de los sentidos

El marketing es uno de esos misterios gerenciales cuyo origen es difícil determinar. De hecho, en los tiempos feudales, cuando los cruzados volvieron de su intento por rescatar el santo sepulcro de Jesús, de manos de los moros inconversos, trajeron consigo de esas tierras orientales “mercaderías”, (alfombras, especias aromáticas, utensilios, sedas y otras telas), que comenzaron a vender en los límites de los feudos, por lo que recibieron dinero, que recién comenzaba a circular, ya que, lo que estaba establecido era el trueque y los pocos feudos que tenían monedas, no recibían las que provenían de afuera. Para algunos historiadores, estos son los orígenes del sistema de producción capitalista, en el que el marketing ha jugado un papel protagonista.

La biblia, mucho más antigua aún, también reseña en el nuevo testamento, que los “mercaderes del templo”, fueron echados por Jesús de allí, por considerar que profanaban un sitio dedicado a la oración y al recogimiento.  En definitiva, no hay muy claros indicios acerca de los orígenes del mercadeo o marketing, pero sí queda claro que existe desde hace mucho y que, obviamente, en los actuales momentos, en virtud de las consecuencias que a nivel mundial ha generado la globalización, las empresas se ven en la necesidad de buscar o diseñar  estrategias que les permitan competir, si no en igualdad de condiciones, al menos con posibilidades de establecer ciertas ventajas para subsistir en un mundo tan competitivo.

A partir del Siglo XX, cuando los inventos como la radio, la televisión y el cine,  se hicieron populares y permitieron llegar a públicos próximos y lejanos, la publicidad por esos medios, invadió los hogares y mejoró los resultados del marketing. En este Siglo XXI, a pesar de que el fundamento sigue siendo el convencer a los clientes cautivos y potenciales sobre las bondades del bien o el servicio, generando lealtad o mejorando la calidad, el ingenio de los publicistas no tiene límites a la hora de crear nuevas formas de convencimiento o de retención para aquellos.

Entre esas nuevas formas de mercadear se cuentan el Endomarketing, el Ecomarketing, el Socialmarketing, el Marketing religioso y político, y por supuesto, el Brandsense, o el logro de fidelidad de marca y posicionamiento a través de los cinco sentidos, también conocido como Marketing Sensorial, término que introdujo el joven y famoso publicista australiano Martin Lindstrom, a mediados de la primera década de este siglo.

El fundamento de esta tendencia está en el hecho de que, a diferencia de las  tradicionales, que se apoyan en la vista y en el oído para transmitir el mensaje, ésta se apoya en los cinco sentidos, sacando ventaja a la utilización del gusto, el tacto y el olfato, adicionalmente. El marketing sensorial ha demostrado que las marcas que estimulan todos los sentidos, generan en los clientes fidelidad y posicionamiento, porque, permite que el proceso de evocación del bien o el servicio se produzca en el cerebro por muchas más vías, como es lógico suponer.

Lindstrom explica que, los grandes fabricantes de automóviles, por ejemplo, hacen énfasis en el olor a nuevo de sus vehículos, afirmando además que el 75% de las percepciones del ser humano ocurren a través del olfato. Una fragancia o un aroma puede llevar a evocar a una persona querida o a una receta familiar, sin importar cuánto tiempo atrás hayan dejado de percibirse. Lindstrom señala también que, la estimulación sensorial produce compromiso e identificación con la marca, en una forma tal que es difícil no reconocerla, una vez que, por cualesquiera de los sentidos, sea percibida.

Por supuesto que el marketing sensorial no puede ser aplicado mediante todas las técnicas de mercadeo. Cuando se adquieren productos on line, sólo pueden ser explotados los sentidos de la vista y el oído, es decir, los tradicionalmente estimulados, pero, para todas las demás formas de marketing que permiten un contacto directo con el consumidor, es recomendable relacionar la marca con aspectos que permitan, según la buena experiencia de empresas reconocidas como: Mercedes Benz, McDonald´s, Coca Cola, Crayola y otras, una mejor fijación de la marca en la psique de los usuarios, que no es más que, posicionamiento y fidelización de clientes, dos aspectos por los que cualquier empresa se arriesgaría a probar.

Habiendo hecho este breve análisis sobre el marketing sensorial, me permito recomendar a todos aquellos cuyos negocios tengan que hacerse mediante el contacto directo con personas, que prueben a ponerlo en práctica, que traten de relacionar sus productos con olores, sabores, texturas, además de las formas y los sonidos a los que estamos  acostumbrados, para comenzar a forjar clientes de mediano y largo plazo y hacer del proceso de transferencia de bienes y servicios, una experiencia digna de ser vivida, disfrutada y repetida.

 Autora: Lcda. Sandra J. Estrada MSc.

Marketing Sensorial (Español) Versión en PDF

…………………………………………………………………………………………………………

Artículo Nº 3. Calidad, la mejor estrategia

Desde que a mediados del siglo pasado, y con posterioridad al fin de la II Guerra  Mundial, Edward Deming recomendara aplicar en Japón los preceptos de calidad que había diseñado Walter Shewhart, que llevaron a esta nación a recuperarse de la experiencia nefasta de la guerra y  a desarrollarse extraordinaria y rápidamente en lo económico y en lo industrial, el tema de la calidad no ha parado de estudiarse.

Debido a los resultados que obtuvieron las empresas japonesas de la postguerra, y a los que siguen mostrando hoy en día, muchas organizaciones alrededor del mundo han intentado copiar el modelo de calidad japonés, basado, principalmente en: ofrecer una calidad de producto y de servicio que supere los estándares de la competencia, e incluso las expectativas del propio cliente; basada en el cero defectos, y el justo a tiempo, entre otros.

El cero defectos, permitió reducir drásticamente el costo que implicaba un porcentaje de productos que no cumpliera con el estándar, para lo cual, los japoneses decidieron prestar atención a todo el proceso de principio a fin, y garantizar que la calidad estuviese presente a lo largo del mismo, contrario al estilo occidental, donde se realizaba el control de calidad al final del proceso, con lo cual, la probabilidad de que hubiese productos fuera de los estándares siempre era alta, incrementando costos por desperdicio de materia prima, por depreciación de maquinaria y equipo, por mano de obra y, obviamente, por todos los recursos implicados en el proceso. El justo a tiempo, permitió producir en función de la demanda, evitar mantener grandes inventarios que generan también altos costos, y garantizar la entrega de los productos “justo a tiempo”.

Aunque la calidad llegó a Japón procedente de Estados Unidos, los norteamericanos no aplicaban  la técnica que sus propios ingenieros diseñaron y, los japoneses se comprometieron con la calidad de manera inusitada, llegando incluso a patentar un modelo de calidad que muchos países quieren copiar y que, a pesar de su origen conocido, ya tiene un sello particularmente japonés, porque éstos supieron adoptar la filosofía de calidad, pero la adecuaron a su propia realidad local.

Adoptar la calidad, hizo que Japón comenzara, en menos de 20 años contados a partir del fin de la guerra, a penetrar con sus productos, principalmente electrónicos, (de contrabando, sin cancelar aranceles y con fama de “imitación barata”), las fronteras de cientos de países en el mundo, productos éstos que, al poco tiempo se hicieron los favoritos de los consumidores porque sencillamente “no se dañaban”, a pesar de no contar con servicio técnico ni distribuidores autorizados.

Actualmente, todos saben que Japón es una de las más grandes potencias mundiales, que ha incursionado en todo tipo de industrias, entre las que, la automotriz, la naviera, la electrónica y la de tecnología en general, son las más destacadas. Precisamente, los niveles de calidad obtenidos por Japón en la industria automotriz, anteriormente dominada por las americanas FORD y  GENERAL MOTORS, tanto en Norteamérica como en Europa y América Latina, le han permitido, a través de sus marcas TOYOTA, HONDA, MITSUBISHI y NISSAN, monopolizar un gran segmento del mercado mundial de automotores y obligado a algunas naciones a establecer altos aranceles para la entrada de esas marcas, en un intento por proteger a la industria local de la preferencia de los consumidores, quienes, gustosamente pagan el precio alto de los productos japoneses, a sabiendas de que están adquiriendo lo mejor, con la más alta calidad mundial.

Algunos empresarios consideran que producir con calidad incrementa los costos. Nada más absurdo. Cuando se produce con calidad, se garantiza que los insumos sean los mejores, los procesos efectivos, los tiempos adecuados y las personas expertas y comprometidas con la durabilidad y perfecto funcionamiento de los productos, para lo cual se deben haber considerado las expectativas y las especificaciones de los clientes. Producir sin calidad, genera desperdicio, atrasos, retrabajo, pérdidas y clientes insatisfechos que, buscarán alternativas mejores y desacreditarán a la organización cada vez que puedan.

Si la calidad japonesa ha demostrado que un país puede salir de la bancarrota,  competir con las más grandes empresas y despojarlas de las mayores y mejores porciones del mercado, incluso en rubros que aquellas inventaron, mejorar sustancialmente la calidad de vida de sus habitantes, mantener un crecimiento sostenido durante décadas, materializar esfuerzos en pro del ambiente, anteponer la ética a la ganancia, pasar de ser imitador a imitado, ¿qué están esperando las empresas del resto del mundo para comenzar a aplicar la calidad?

Autora: Lcda. Sandra J. Estrada MSc.

Calidad, la mejor estrategia (Español) Versión en PDF

……………………………………………………………………………………………………………

Artículo 4. Síndrome de Estocolmo Laboral: cuando las organizaciones enferman.

En el año de 1973, cuando un grupo de antisociales intentaba perpetrar un atraco en un banco de Estocolmo, capital de Suecia, se suscitó una historia de la que mucho se ha escrito y que ha generado incluso materia de estudio para la ciencia psicológica, el comportamiento humano y la salud organizacional.

Al ser alertada la policía sobre el hecho, el lugar fue acordonado y el atraco  frustrado, generándose entonces un evento de secuestro de rehenes, como recurso de los perpetradores para poder negociar su partida. Al cabo de varios días de negociaciones infructuosas, la policía actuó y logró neutralizar al grupo, poniéndolo a las órdenes de la ley.

Hasta allí, el evento no habría pasado de ser un hecho de hampa común u organizada (da igual) sin mayor relevancia ni trascendencia, pero lo verdaderamente extraordinario fue lo que ocurrió durante la detención de los delincuentes, ya que, según reseñan algunas fuentes, una de las empleadas del banco, pidió clemencia para uno de sus captores, en virtud de que, durante los días de cautiverio, llegó a enamorarse de él y al parecer fue recíproco el sentimiento. Algunas versiones no confirmadas, señalan incluso que, luego de purgar su condena, el antisocial se unió sentimentalmente a su víctima. Desde ese entonces, en los muchos casos documentados de secuestros en los que ocurre   una situación similar, a dicha relación se le denomina “Síndrome de Estocolmo”, algunas veces llamado por error “Síndrome de Helsinki”.

En el ámbito organizacional, se ha denominado “Síndrome de Estocolmo Laboral”, por analogía con la situación descrita, al evento que ocurre cuando, un trabajador, en perfecta conciencia de las malas condiciones de trabajo, del mal trato, de la baja remuneración, de la falta de incentivos, motivación  y otros, llega a establecer sin embargo, un vínculo emocional con la empresa, que le impide tomar la decisión, sabia por lo demás, de salir de ella.

Este síndrome se ha relacionado en ocasiones con la adicción al trabajo, pero a la luz de investigaciones realizadas, la adicción ocurre preferiblemente cuando las condiciones de trabajo son tan buenas, y el trabajador se siente tan bien dentro de la organización que, prácticamente prefiere estar más allí, que en cualquier otro lugar. En la adicción, el trabajador se siente seducido por el ambiente laboral, lo que le lleva a dar más de lo que se le exige y a trabajar más de lo que le corresponde. Algunos investigadores creen, que la adicción al trabajo puede, sin embargo, convertirse en un antecedente perfecto del síndrome de Estocolmo laboral, ya que, al observar el jefe que su colaborador trabaja con gusto fuera de los límites convenidos, puede aprovecharse de la buena disposición de aquel  y comenzar a recargarlo de responsabilidades, transformando radicalmente su situación, abonando el terreno para que surja entonces el síndrome de Estocolmo laboral.

Algunas investigaciones también refieren que, la mayoría de las personas que padecen el síndrome, presentan cuadros psicológicos de baja autoestima, alta dependencia de otros, dificultad para tomar decisiones por sí mismas, así como baja o escasa motivación. Esta condición lleva a que, cuando estos individuos consiguen un trabajo, se aferran demasiado a él porque, al creer que no lo merecen y que están gozando de un privilegio que corresponde a otro, en virtud del perfil psicológico mencionado; deben demostrar que son buenos trabajando, aunque esto signifique autoexplotación, para evitar que los despidan.

A simple vista, pereciera que ninguna de las dos situaciones (la adicción y el síndrome) pudieran causar problemas graves, ni al trabajador ni a la empresa; pero puede que cambiemos de opinión si consideramos que, solamente en Japón, donde los trabajadores tratan de forjar relaciones laborales de por vida con las organizaciones donde trabajan, se han registrado alto número de muertes súbitas en el trabajo, o karoshi, debido a la presión que algunos sienten como consecuencia de sus responsabilidades; aunque no podamos relacionar esto con el síndrome, debido a que las condiciones de trabajo en las empresas japonesas, son unas de las mejores a nivel mundial, pero sí puede relacionarse el hecho con la adicción al trabajo.

Ante estos hechos, no queda sino observar con detenimiento a aquellos trabajadores que, sin necesidad o razón aparente insisten en quedarse a trabajar fuera de horas, tiempo extra o haciendo labores adicionales que nadie les ha solicitado, sobre todo cuando no esperan ni exigen remuneración alguna por tal esfuerzo, ya que, todo empresario preferirá, con toda seguridad, escribir el nombre de su empresa en el catálogo de las organizaciones sanas y no en el de las tóxicas.

 Autora: Lcda. Sandra J. Estrada MSc.

Síndrome de Estocolmo Laboral (Español) Versión en PDF

Taller Nº 1. Presupuesto de Ventas

Taller Nº 3. Presupuesto de Producción e Inventario

Anuncios

Puedes dejar un comentario si lo deseas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s